Publicado: Sab, jul 26th, 2014
| Hecho por: Sergio

Recordando a George Best, ‘El quinto Beatle’

Valóralo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas! (¿Te parece interesante?)
Loading...Loading...

La historia del deporte tiende a olvidar a genios con ausencia de vida ejemplar. Más aún si estos desaparecen de la vida pública -véase Mágico González- o fallecen casi en el anonimato, como Garrincha o Ben Barek. Tal es el caso que nos ocupa en estas líneas, dedicadas al posiblemente mejor futbolista británico de la historia.

George Best habría cumplido 68 años el pasado 22 de mayo, pero su vida se detuvo en el 2005. Sin hacer excesivo ruido en sus últimos días, Best despidió una vida plagada de genialidad y desdicha. Futbolísticamente lo tenía todo para ser el mejor, pero el alcohol y los excesos terminaron por derretir la magia de uno de los mejores jugadores de todos los tiempos.

Best creció en Cregagh, Belfast, donde sus primeros pasos en el mundo del deporte desde niño turnaban interminables tardes entre rugby y fútbol, sus dos grandes pasiones. Pero sería este último el deporte que elegiría para ascender cual meteoro y llamar la atención de los ojeadores del Manchester United, que por entonces buscaban reconstruir un equipo destrozado tras el accidente aéreo de Munich en 1958.

 “Hace años dije que si me daban a elegir entre marcar un golazo al Liverpool

o acostarme con Miss Mundo iba a tener una difícil elección.

Afortunadamente, he tenido la oportunidad de hacer ambas cosas”


Con tan solo 17 años Best se convertiría en titular indiscutible de aquel United, que tenía a Bobby Charlton como máxima estrella. Estuvo en la disciplina de los Diablos Rojos entre 1963 y 1974. Once años en los que dejó una huella imborrable para los aficionados del conjunto inglés, que jamás olvidarán su figura, sus regates y sus espectaculares goles.

En 1966, y con tan solo 20 años, Best dejó al mundo con la boca abierta en la vuelta de los cuartos de final de la Copa de Europa ante el Benfica de Eusebio. 1-5 doblegó el equipo inglés a los portugueses, con dos goles y una actuación espectacular de Best que le llevó a ser encumbrado por la prensa lusa como ‘El quinto Beatle‘.

George Best

Dos años más tarde, en 1968, conseguiría elevarse al Olimpo futbolístico ganando la Copa de Europa ante el mismo Benfica en Londres (1-4), final en la que marcaría un gol decisivo tras regatear al portero con una sangre fría pasmosa. Una actuación que le llevaría a ganar el Balón de Oro, otorgado por la revista France Football, erigiéndose como el mejor jugador europeo del mundo y siendo comparado con Pelé casi al mismo nivel. Con tan solo 22 años Best había logrado la primera Copa de Europa para un conjunto inglés, y él era el mejor.

“Si yo hubiera nacido feo,

ustedes no habrían oído hablar de Pelé”.

Tras aquella llegarían muchas más hazañas, como la de los seis goles en un solo partido en 1970 ante el Northampton, pero el alcohol ya había comenzado a hacer mella en el cuerpo y la mente de aquel ‘Quinto Beatle’, cuyas juergas nocturnas de borracheras, mujeres y sexo se sucedían a diario. Un filón para los periodistas de la época, que le seguían allá por donde iba, dejando titulares de jugador pendenciero que hoy estamos recordando entre estas líneas.

“En 1969 dejé las mujeres y la bebida,

pero fueron los peores veinte minutos de mi vida”

George Best

Porque Best decidió ‘retirarse’ del fútbol a alto nivel con tan solo 28 años. Sus interminables borracheras hicieron que tuviera que marcharse del Manchester United debido a su desgaste prematuro, deambulando luego por varios equipos de Estados Unidos hasta su retirada definitiva. Nunca jugó un Mundial o una Eurocopa, ya que prefirió seguir jugando para Irlanda en lugar de defender los colores del equipo inglés.

“Gasté un montón de dinero en coches, mujeres y alcohol.

El resto simplemente lo malgasté.”

Sus debilidades siempre fueron el alcohol, las mujeres y los coches deportivos. Y así prosiguió su vida, malgastando el dinero ganado y despilfarrando todo lo que obtenía en colaboraciones y programas de televisión. Ni siquiera un hígado nuevo, trasplantado en 2001, consiguió que Best dejara el alcohol. Acción por la que fue criticado en los medios de comunicación ingleses. Un trasplante que quizá hubiese salvado años atrás (1978) a su madre, fallecida por cirrosis.

“Cada vez que entro en un sitio hay sesenta personas

que quieren invitarme a beber, y yo no sé decir que no”

George Best nos dejó el 25 de noviembre de 2005. Sin hacer ruido, en la cama de un hospital, y con un aspecto que poco hacía recordar esa melena y patillas que encandilaron a Old Trafford durante una década.

Cinco días antes de morir llamó a los reporteros del News of the World para que le fotografiasen en sus últimos días de vida y publicaran la instantánea con un mensaje claro de su propia boca en el titular:

“NO MUERAN COMO YO”

George Best

Pocos recuerdan fuera de Inglaterra la figura de este futbolista. Desperdició su vida fuera del terreno de juego, pero dentro es posiblemente el mejor jugador de fútbol británico de todos los tiempos. Una leyenda.

 

Sergio G. Cogolludo / Sportmaniaticos