Publicado: Vie, jun 27th, 2014
| Hecho por: Sergio

Nueve partidos y cuatro meses de sanción a Luis Suárez por el mordisco

Valóralo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas! (¿Te parece interesante?)
Loading...Loading...

El delantero uruguayo Luis Suárez se pierde lo que resta de Mundial tras su mordico al italiano Giorgio Chiellini. La Comisión Disciplinaria de la FIFA ha decidido sancionar con nueve partidos con su selección y cuatro meses de inhabilitación deportiva al Bota de Oro 2013-2014 -empatado con Cristiano Ronaldo- que ya ha reincidido en tres ocasiones propinando mordiscos a sus adversarios.

Suárez, que ya se había perdido hasta 17 partidos de Premier por mordiscos, se queda sin lo que resta de Mundial 2014. Estará nueve partidos sin jugar con su selección y cuatro meses inhabilitado de cualquier actividad deportiva, inclusive de entrar a un estadio de fútbol. Durante ese tiempo podrá ser traspasado, pero no podrá disputar un partido nuevamente hasta el 26 de octubre de 2014. La FIFA ha querido aplicar mano dura en este caso para que no se vuelva a repetir un intento de agresión de este tipo, y más teniendo en cuenta la reincidencia del protagonista, que se ha habituado a morder a sus rivales.

Nueve partidos y cuatro meses de sanción a Luis Suárez por el mordisco

Nueve partidos y cuatro meses de sanción a Luis Suárez por el mordisco

No puede evitarlo

Al parecer este parece un problema crónico del delantero, según los psicólogos consultados por la agencia de noticias Reuters. “Por lo que he podido ver en vídeo, Suárez pagó su frustración e ira por el bloqueo de Chiellini con un impulso instintivo de morderle. Es como si no pensase en las serias consecuencias de sus actos hasta que es muy tarde. Incluso actúa lesionándose a sí mismo. Sería importante chequear médicamente esta actitud y comprobar si él lo ve como algo aceptable o justificable. Si es así, si esta visión está enraizada activa o pasivamente en su comportamiento a través del aplauso de compañeros o entrenadores, el cambio parece improbable”, asegura Eva Kimonis, psicóloga de la Universidad de Gales.