Publicado: Lun, oct 20th, 2014
| Hecho por: Joan Barriach

En el Barça sigue mandando Leo Messi 20/10/2014

Valóralo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas! (¿Te parece interesante?)
Loading...Loading...

Leo Messi sigue siendo el rey

Tal y como pasaba con Pep Guardiola y posteriormente con Tito Vilanova o Martino en el Barcelona sigue mandando el de siempre, Leo Messi. Un partido decidido, el entrenador se plantea cambiarle para descansar y evitar riesgos ante partidos de mayor enjundia pero el argentino se resiste a aceptar ser sustituido. Y por supuesto, los entrenadores aceptan. Resultado, otros 90’ para “la pulga”.

Esta vez corría el minuto 73 cuando Lucho tenía ya preparado a Munir para que entrara en el campo y jugara los últimos minutos de un encuentro que decidió otra vez Messi con la ayuda de Neymar y de Xavi Hernández. En las imágenes se vio todo el proceso, desde el momento en el que el entrenador asturiano llamó a Munir para que entrara, los gritos a Leo para que le prestara atención, el primer pasotismo del argentino y el posterior gesto de contrariedad o rechazo a la idea de Luis Enrique.

Neymar, el elegido

Ante el mal gesto y el miedo a un cabreo del 10 del Barcelona Luis Enrique, tras consultarlo con el segundo entrenador Juan Carlos Unzué, decidió sustituir a Neymar (que hay que indicar tenía una tarjeta amarilla) y mantener al argentino en la cancha.

Lo que tenía pensado hacer, claro está vistas las imágenes, era cambiar a Leo Messi, jugador que tiene unos objetivos claros, más si se tiene en cuenta que en las próximas jornadas el Barcelona disputará dos partidos importantes y casi decisivos sobre lo que será su temporada. Primero en casa contra el Ajax en la tercera jornada de la Champions (Con tres puntos un pinchazo contra los holandeses podría complicar incluso el superar la fase de grupos) y luego en el Santiago Bernabéu contra el Real Madrid.

Messi lo quiere jugar todo, pero, ¿es correcto que el entrenador tome la decisión únicamente en base al deseo del futbolista? ¿No es el técnico quien debe mandar por encima de los jugadores? En Can Barça, al menos, no es así.