Publicado: Lun, may 19th, 2014
| Hecho por: Sergio

El espíritu de Luis Aragonés lleva en volandas a un Atlético campeón

Valóralo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas! (¿Te parece interesante?)
Loading...Loading...

El Atlético de Madrid es Campeón de Liga 2013-2014. Un título conseguido 18 años después del doblete del 96 y 40 años después de perder la final de la Copa de Europa ante el Bayern de Munich. Una final en la que al Atlético se le comenzó a llamar el ‘pupas’ por dejarla escapar en el descuento, tras un gol inicial de Luis Aragonés. El mismo Luis que hoy contempla desde el cielo con orgullo como su equipo del alma ha ganado una Liga ante dos colosos y tiene su propia revancha en Lisboa, ante el eterno rival, el próximo 24 de Mayo.

El Atlético se jugará al Champions ante el Madrid, pero con la Liga ya en el bolsillo. Una Liga más que merecida, lograda en el último partido ante el FC Barcelona. Sufriendo hasta el último segundo, que es como el Atleti acostumbra a saborear en su paladar las grandes gestas. Un campeonato liguero que casi dominó de cabo a rabo gracias a unos futbolistas de garra y a un Cholo Simeone que ha sabido dar con la tecla para hacer de un bajo presupuesto un aspirante a todos los títulos. El primero ya lo tienen, y el segundo podría devolver al Atlético una cuenta pendiente desde 1974.

El espíritu de Luis Aragonés lleva en volandas al Atlético

El espíritu de Luis Aragonés lleva en volandas a un Atlético Campeón

Aragonés guía el camino

Porque Luis estuvo a punto de darle al Atlético una Copa de Europa. El de Hortaleza se sacó en aquella final de 1974 ante el Bayern de Beckenbauer un impresionante golazo de falta casi al final. El Atlético era ya campeón, tan solo restaba el descuento, pero Miguel Reina se comió un tiro lejano de un tal Schwarzenbek que abocaría en un partido de desempate en el que el Atlético sucumbió.

Ahora la historia ha querido que Luis ya no esté. El mismo año en el que el Atlético gana la Liga y se planta en la final de Champions 40 años después. Cuatro décadas esperando a levantar lo que el fútbol le debe al que fue, y ahora vuelve a ser, un grande de Europa.