Publicado: Jue, ene 15th, 2015
| Hecho por: Joan Barriach

Bartomeu amenaza a la FIFA si no reducen la sanción

Valóralo:
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas! (¿Te parece interesante?)
Loading...Loading...

Bartomeu no se rinde en el caso FIFA

Josep Maria Bartomeu, aún presidente del Barcelona antes de que dimita y convoque las elecciones previstas para este verano, ha retado a la FIFA directamente a reducir la sanción si no quiere tener un “caso Barça”. También aseveró que en cualquier caso el club mantendría la lucha contra el máximo organismo del fútbol mundial para resolver el caso. La realidad, el club no podrá fichar durante el 2015.

El dirigente catalán también añadió que la FIFA “se está poniendo nerviosa por la intervención de la LFP (…) y Blatter sabe lo que tiene que hacer para arreglar el problema: reducir la sanción”, una frase que muestra por un lado el intento de mantener una postura de dureza de cara a la opinión pública respecto al ente sancionador y por el otro cierta sensación de incomprensión ante un presidente que, realmente, no puede aportar mucho más que palabras para una resolución del caso que no parece tener marcha atrás. En cualquier caso, reiteró que el caso “no acabará aquí” aunque no precisó cómo o qué acciones se ejecutarían para conseguir rebajar el castigo.

Bartomeu y Rosell ‘no sabían nada’

Puede parecer incomprensible pero en la entrevista concedida al ‘Club de la Mitjanit’ (programa de radio vespertino de Catalunya Radio) el dirigente del Barcelona reiteró que ni él ni Sandro Rosell, su antecesor en el cargo, no sabían nada de los avisos por los fichajes de menores extranjeros. Ante esto cabría preguntarse cómo es posible que un presidente no conozca de los avisos y amenazas de sanción si ya se había avisado a la institución de que estaban incurriendo en un error en la forma de efectuar las incorporaciones de menores.

En el caso de Zubizarreta, que fue destituido tras acusar directamente a Bartomeu de ser el responsable del castigo severo, el presidente apeló a un cansancio por las críticas recibidas como argumento del avance de la decisión tomada.